Leer o no leer...

Actualizado: 20 jul 2020

“La gente no está acostumbrada a leer”, fue el comentario de Mariana en la junta de trabajo. Puede o no ser una condición generacional, yo creo que es el medio en el que te desarrollas y tu kit de preferencias; mi padre tenía la Enciclopedia Salvat y tomos de “El libro del año” (Grolier), nunca me obligó a leerlos, pero siempre los tuvo al alcance de todos, lo cual me facilitó saciar la curiosidad y aprender. La consecuencia, estoy acostumbrado a leer.

Es común que la información impresa se vuelva parte del paisaje y pierda impacto, ya sea un tablero, un cuadro organizacional (misión, visión, valores). Esto porque se imprime y se postea, pero no se vive, ejemplifica o asocia a algo posterior.

Una tarea crítica en las organizaciones es comunicar en tiempo y forma con el fin de que los colaboradores adquieran información y esto se transforme en acciones que aceleren el logro de los resultados esperados. ¿Por qué no es fácil y por qué no siempre funciona?, porque depende del contenido, de la forma y de las acciones posteriores.

Si creas contenidos atractivos de acuerdo a la audiencia, al momento y a tu historia; puedes captar el interés como un primer paso para orientarlos a la acción.

La audiencia es amplia, va desde personal operativo hasta el directivo; desde la generación “Baby Boomer” hasta la generación “Z”, con diferentes usos y costumbres, educación, intereses y cosmovisión. Es esencial ajustar el lenguaje y la forma de comunicar, cada área de tu empresa tiene sus características y tu rol como líder es ajustar tu estilo para comunicar de manera eficiente y generar un impacto positivo.

El momento en el que ocurre la comunicación está influenciado por los factores internos y externos que vive tu empresa. En la parte interna es crítico tener un diagnóstico organizacional que te indique tus fortalezas y tus debilidades, si estás implementando cambios (tecnológicos u organizacionales) también te afectará.

Tu historia es tu cronología, ya sea que la hayas vivido o no. Si la organización tiene antecedentes de ser abierta en la comunicación, tiene más posibilidades de lograr resultados. Por el contrario, si oculta hechos y deja que el radio pasillo sea quien comunique, la desconfianza hacia el contenido y a los comunicadores será muy alta.

Desarrollar el hábito de la lectura es una labor muy retadora cuando los líderes no viven el hábito y no viven la lectura. Como todo cambio organizacional, es algo que implica tiempo y dedicación, no lo podemos implementar pensando que es para nosotros, tenemos que pensar en los otros y ser empáticos con nuestros colaboradores.

Desde la revisión de tableros de resultados, la publicación de comunicación organizacional, el menú del comedor, hasta buzones de sugerencias y círculos de lectura; existen muchas formas en las que podemos llegar e influenciar a nuestros colaboradores para mejorar la cultura organizacional y los resultados del negocio. GPDB es tu aliado en la tarea, trabajamos contigo para lograr tus objetivos empresariales.

81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo